No. 65 (Revisado 01/02)

Todos los años hay tragedias en las que los niños disparan y matan a personas después de haberlas amenazado. Cuando esto ocurre, todos se preguntan, "¿cómo pudo haber ocurrido?" y "¿por qué no tomamos en serio la amenaza?"

La mayor parte de las amenazas que hacen los niños y los adolescentes no se llevan a cabo. Muchas de dichas amenazas son la forma que tiene el niño de hablar para hacerse el tosco, o fuerte, o para llamar la atención. Algunas veces estas amenazas son una reacción a daño percibido, rechazo o ataque.

¿Cuáles de las amenazas hay que tomar en serio?

Ejemplos de situaciones potencialmente peligrosas o de situaciones de emergencia con un niño o adolescente incluyen:
  • amenazas o avisos de que van a hacerle daño o van a matar a alguien
  • amenazas o avisos de que se van a hacer daño o se van a matar
  • amenazas de que se van a ir de la casa
  • amenazas de que van a hacerle daño o van a destruir alguna propiedad.
Los siquiatras de niños y adolescentes y otros profesionales de la salud mental están de acuerdo en que es muy difícil el poder predecir con completa certeza el comportamiento futuro de un niño. El comportamiento pasado de una persona, sin embargo, es todavía una de las mejores maneras de poder predecir el comportamiento futuro. Por ejemplo, un niño con un historial de comportamiento violento o agresivo es más probable que lleve a cabo sus amenazas y que se comporte de manera violenta.

¿Cuándo es mayor el riesgo asociado con las amenazas de los niños y los adolescentes?

La presencia de una o más de las siguientes situaciones aumenta el riesgo de un comportamiento violento o peligroso:
  • comportamiento violento o agresivo en el pasado (incluyendo arranques o arrebatos de rabia incontrolables)
  • acceso a revólveres u otras armas
  • llevar un arma a la escuela
  • haber tratado de suicidarse o hacer amenazas de que se va a suicidar
  • historial de comportamiento violento en la familia o de atentados de suicidio
  • culpar a otros y/o incapacidad para aceptar responsabilidad por sus propias acciones
  • experiencia reciente de humillación, vergüenza, pérdida o rechazo
  • forzar o intimidar a los pares o a niños menores
  • un patrón de amenazas
  • ser víctima de abuso o negligencia (física, sexual o emocional)
  • ser testigo de abuso o violencia en el hogar
  • evidencia de temas sobre la muerte o depresión en conversaciones, en expresiones escritas, en la selección de sus lecturas o en trabajos de arte
  • preocupación con temas y actos de violencia en los programas de televisión, cines o teatros, música, revistas, tirillas cómicas, juegos de video y el internet
  • enfermedades mentales, tales como depresión, manía, sicosis, o desorden bipolar
  • uso del alcohol o de las drogas ilícitas
  • problemas de disciplina en la escuela o en la comunidad (comportamiento delictivo)
  • destrucción de propiedad o vandalismo en el pasado
  • crueldad con los animales
  • incendio premeditado
  • relaciones pobres con sus pares y/o aislamiento social
  • envolvimiento con cultos o gangas
  • poca o ninguna supervisión o respaldo por parte de los padres u otros adultos que se preocupan o cuidan de él.
¿Qué se debe de hacer si los padres y otros están inquietos o preocupados?

Cuando un niño hace una amenaza seria no se debe de descartar como si estuviese hablando en vano. Los padres, maestros y otros adultos deben de hablar de inmediato con el niño. Si se determina que el niño está en peligro y el niño se niega a hablar, es argumentativo, contesta a la defensiva, o contiúa expresando pensamientos y planes peligrosos, hay que hacer arreglos para una evaluación inmediata por un profesional de la salud mental con experiencia en la evaluación de niños y adolescentes. La evaluación de cualquier amenaza seria ha de ser hecha en el contexto del comportamiento pasado del niño individual, su personalidad y los factores causantes de estrés en el presente. En una situación de emergencia, o si el niño o la familia se niegan a recibir ayuda, puede que sea necesario hacer contacto con la policía local para conseguir ayuda o llevar al niño a la sala de emergencias más cercana para que sea evaluado. Los niños que han hecho amenazas serias tienen que ser supervisados con mucho cuidado mientras esperan la intervención del profesional. La evaluación inmediata y el tratamiento apropiado continuo de los jóvenes que hacen amenazas serias pueden ayudar al niño en problemas y pueden disminuir el riesgo de una tragedia.

Para información adicional puede vea: "Información para la Familia":
#04 El Niño Deprimido
#03 Los Adolescentes: el Alcohol y las Otras Drogas
#13 Los Niños y la Violencia en la Televisión
#33 Desórdenes del Domportamiento
#37 Los Niños y las Armas de Fuego
#55 Comprendiendo el Comportamiento Violento de Niños y Adolescentes

Vea también:
See also: Your Child (1998 Harper Collins) / Your Adolescent (1999 Harper Collins)

Click here to order Your Child from Harper Collins
Click here to order Your Adolescent from Harper Collins

Cómo Conseguir un Siquiatra de Niños y Adolescentes

Si usted cree que Información para la Familia le ha servido de ayuda, considere enviar un donativo a la "AACAP's Campaign for America's Kids" con el cual ayudará a que la salud mental se convierta en una realidad para todos los niños. Su respaldo económico nos ayudará para a poder continuar produciendo y distribuyendo libre de cargo Información para la Familia, al igual que otra información vital sobre la salud mental.

Usted puede también enviar su contribución a "Campaign for America's Kids", P.O. Box 96106, Washington, DC 20090. Por favor haga su cheque a nombre de AACAP.

La "American Academy of Child and Adolescent Psychiatry (AACAP)" representa a más de 7,150 siquiatras de niños y adolescentes quienes son doctores egresados de una escuela de medicina, con por lo menos cinco años adicionales de entrenamiento en siquiatría general (adultos) y siquiatría de niños y adolescentes.

Información para la Familia, en hojas sueltas, pertenece y es distribuida por la "American Academy of Child and Adolescent Psychiatry". No se requiere permiso escrito para reproducir las hojas para uso personal o educativo, pero no se pueden incluir en material que se presente a la venta. Toda la información se puede ver y se puede reproducir del "website" de la "AACAP" (www.aacap.org). Las hojas no se pueden reproducir, duplicar o presentar en cualquier otro "website" de la "Internet" sin el consentimiento de "AACAP". A las organizaciones se les permite crear un vínculo con el "website" de "AACAP" para ciertas hojas en particular. Para comprar la serie completa de Información para la Familia, por favor llame a: "AACAP Circulation Clerk" en el tel. 1.800.333.7636, ext. 131.