Campaign for America's Kids
No. 68 (4/99)

La adicción a la nicotina de los niños que fuman cigarros (cigarrette), mastican tabaco sin humo y usan puros (cigars) es un problema serio de salud pública.

Datos sobre los adolescentes que fuman:
  • Alrededor de 3 millones de adolescentes fuman en los EEUU.
  • Aproximadamente 3,000 adolescentes comienzan a fumar cada día y una tercera parte de ellos morirá prematuramente de una enfermedad relacionada con el fumar (Sociedad Americana del Cáncer).
  • Los estudiantes de escuela superior o secundaria que fuman cigarros (cigarettes) están más dispuestos a correr otros riesgos como el ignorar el uso de los cinturones de seguridad, envolverse en peleas físicas, portar armas y tener relaciones sexuales a una edad temprana.
  • El tabaco está considerado como la "droga portal" que puede llevar al alcohol, marijuana y a el uso de otras drogas ilegales.
  • La mayoría de los adultos que fuman comenzaron a fumar antes de llegar a los 18 años.
  • El uso del tabaco continúa siendo la causa más común de enfermedad y muerte que se puede evitar en los Estados Unidos. El fumar cigarros (cigarette) y el uso del tabaco están asociados con muchos tipos de cáncer.
  • El fumar es la causa mayor de las enfermedades de los pulmones y del corazón.
  • El fumar empeora los problemas médicos existentes, como el asma, la alta presión y la diabetes.
  • Mientras más temprano una persona comienza a fumar, mayor es el riesgo que corre su salud y más dificil se le hace dejarlo.
Los niños que corren el MAYOR riesgo de usar Tabaco:
  • tienen padres, hermanos o amigos que fuman
  • exhiben características tales como el endurecimiento y tratan de actuar como adultos
  • niegan los efectos dañinos del tabaco
  • poseen pocas destrezas para hacerle frente a la vida y el tabaco les alivia el estrés
  • tienen una baja autoestima y depresión
  • tienen un rendimiento académico pobre, especialmente las niñas
  • se dejan influenciar por los anuncios que relacionan el fumar cigarros (cigarettes) con estar bien delgados y/o sufren de desórdenes del comer.
Lo que pueden hacer los padres para evitar el uso del Tabaco:
  • Los padres son los modelos del ejemplo. Si usted fuma, deje de fumar. Si no ha dejado de fumar, no fume frente a sus hijos y dígale que usted siente mucho el haber empezado a fumar.
  • No permita que se fume en su casa y haga respetar su regla de No Fumar.
  • Pregunte si se habla acerca del tabaco en la escuela.
  • Pregunte acerca del uso del tabaco por los amigos; ensalce a los niños que no fuman.
  • No permita que sus niños manejen los materiales de fumar.
  • No permita que sus niños jueguen con cigarros (cigarettes) de dulce. Son símbolos de cigarros reales y los niños pequeños que los usan tienen mayor tendencia a fumar.
  • Respalde los esfuerzos de no fumar de la escuela y la comunidad e informe a los oficiales escolares que usted espera que ellos hagan cumplir la política de no fumar.
  • Haga que el tabaco no esté disponible para los niños y adolescentes-- respalde el aumento en las contribuciones sobre el tabaco, las licencias a vendedores y la prohibición de las máquinas que venden cigarros sin atención personal.
  • Discuta con sus niños las imágenes falsas y engañosas que se usan en los anuncios y películas donde presentan el acto de fumar como glamoroso, saludable, sensual y maduro.
  • Enfatice los efectos negativos a corto plazo tales como el mal olor en la boca, los dedos amarillos, la ropa apestosa, la respiración corta y la disminución del rendimiento en los deportes.
  • Enfatice que la nicotina es adictiva. Ayude a los niños a decir "No" al tabaco mediante juegos representando situaciones en las que los pares les ofrecen tabaco.
Si su niño o adolescente ya ha comenzado a usar tabaco, los siguientes pasos pueden ayudarlo a que lo deje:
  • Aconséjele a él/ella que deje de fumar. No lo enfrente, déle soporte moral y sea respetuoso.
  • Asístalo en sus esfuerzos para dejar de fumar y exprésele su deseo de ayudarlo.
  • Provea materiales educativos.
  • Ayude a su joven a poder identificar las razones personales pertinentes para dejarlo.
  • Si usted fuma, póngase de acuerdo con su hijo para dejar de fumar y negocie una fecha para hacerlo.
  • Reclute la ayuda del pediatra del niño o del médico de familia para que ayude al niño a dejar de fumar.
  • Si el niño está usando otras drogas y/o el alcohol o hay problemas con desórdenes del humor u otros desórdenes, la evaluación por un psiquiatra de niños y adolescentes u otro profesional de la salud mental puede ser lo indicado.

Si usted cree que Información para la Familia le ha servido de ayuda, considere enviar un donativo a la AACAP's Campaign for America's Kids. Su respaldo económico nos ayudará para poder continuar produciendo y distribuyendo libre de cargo Información para la Familia, al igual que otra información vital sobre la salud mental.

Usted puede también enviar su contribución a Campaign for America's Kids, P.O. Box 96106, Washington, DC 20090. Por favor haga su cheque a nombre de AACAP.

La "American Academy of Child and Adolescent Psychiatry (AACAP)" representa a más de 8,700 psiquiatras de niños y adolescentes quienes son doctores egresados de una escuela de medicina, con por lo menos cinco años adicionales de entrenamiento en psiquiatría general (adultos) y psiquiatría de niños y adolescentes.

Información para la Familia, en hojas sueltas, pertenece y es distribuida por la American Academy of Child and Adolescent Psychiatry. No se requiere permiso escrito para reproducir las hojas para uso personal o educativo, pero no se pueden incluir en material que se presente a la venta. Toda la información se puede ver y se puede reproducir del website de la AACAP (www.aacap.org). Las hojas no se pueden reproducir, duplicar o presentar en cualquier otro website de la Internet sin el consentimiento de AACAP. A las organizaciones se les permite crear un vínculo con el website de AACAP para ciertas hojas en particular. Para mayor información, llame AACAP Communications and Marketing Coordinator al tel. (202)966-7300 ext. 154.

En caso de emergencia, por favor llame al 911.

Copyright © 2015 American Academy of Child and Adolescent Psychiatry.